Dra. Merylann Schuttloffel: “Como personas de Fe tenemos que aprender a convivir con cristianos, musulmanes y judíos”

La experta de la Universidad Católica de América se reunió en la Casa Central PUCV con directivos de establecimientos de la región.

16.03.2017

¿Qué diferencia a un líder que se desempeña en una escuela católica? ¿Cuál es su sello distintivo? ¿Por qué es importante educar en la Fe? Con estas preguntas comenzó la conferencia realizada en la PUCV por la Dra. Merylann Schuttloffel, académica de la Universidad Católica de América, ocasión en la que se reunió con un grupo de directores de establecimientos católicos de la región.

Su venida fue posible gracias a los vínculos que se han creado con la comunidad de esta casa de estudios ubicada en Washington D.C. y la Vicerrectoría Académica, el Centro de Liderazgo para la Mejora Escolar y la Facultad Eclesiástica de Teología de la PUCV. La Dra. Schuttloffel, especialista en el concepto de liderazgo contemplativo estará dos meses realizando una pasantía en nuestro país.

“El líder católico que se mueve en una comunidad de Fe es capaz de apoyar un desarrollo integral en los ámbitos espiritual, académico, psicosocial y físico. En el fondo, lo que distingue a una escuela católica de otras es el elemento que otorga la Fe”, planteó.    

¿Qué nos puede adelantar acerca de su ámbito de investigación en Estados Unidos?

“El núcleo de mi trabajo como investigadora se ha centrado en preparar individuos que van a dirigir las áreas de educación de las diócesis y que liderarán las escuelas católicas. Me interesa saber qué distingue a un líder de una escuela católica en comparación con una institución gubernamental o estatal. Debe haber algo único y que diferencia a la institución católica. He investigado cómo los directores de estas instituciones responden a diversas situaciones considerando sus principios filosóficos católicos”. 

¿A qué se refiere cuando aborda el concepto de liderazgo contemplativo?

“Cuando un líder toma una decisión, la contemplación es la integración de liderazgo y de reflexión, pero la esencia del carácter contemplativo es el punto de vista católico. He trabajado con personas de las escuelas públicas laicas norteamericanas, pero sus objetivos son distintos. Buscan preparar ciudadanos norteamericanos, lo que es diferente a lo que ocurre en las escuelas católicas donde también formamos ciudadanos, pero con una identidad católica y con una formación marcada por la Fe y los valores”.

“Los líderes contemplativos cuando toman una decisión están pensando en cómo ella refleja su Fe, creencias y valores. Lo qué lo distingue respecto a su labor en una escuela católica en comparación con otros directores de escuelas públicas, que pueden ser muy buenos, pero que no toman decisiones desde esta perspectiva”.

DIVERSIDAD RELIGIOSA

El Presidente Trump propuso limitar el acceso a Estados Unidos a personas de siete países, entre ellos a musulmanes. ¿Qué desafíos enfrentamos los católicos para contribuir al diálogo con otras religiones?

“Este es un tema que he conversado personalmente con mucha gente de otras religiones y es muy recurrente en Estados Unidos. Es parte de mi labor plantearlo en conferencias y no sólo pensando en personas católicas, pues trabajamos con distintas iglesias, sinagogas y con musulmanes. Como personas de Fe tenemos que aprender a convivir con cristianos, musulmanes y judíos. Es muy importante respetar su herencia cultural que es común y valorar sus conexiones entorno a la Fe. Como personas de Fe debemos reflexionar respecto a la presión del materialismo y el secularismo en la gente joven, independiente de las creencias que tengamos y cómo estos fenómenos influyen en la sociedad. Creo que siempre es valioso interactuar con personas de Fe para ver qué podemos compartir y encontrar puntos de encuentro”.

¿Cómo es la experiencia de interactuar con distintos credos en la Universidad Católica de América?

“Es una experiencia muy importante porque creo que tenemos un número significativo de estudiantes musulmanes, sobre todo mujeres. Sus familias piensan que les ofrecemos un ambiente seguro para estudiar, independiente de sus creencias y representa una buena oportunidad para los alumnos de interactuar con universitarios cristianos y judíos. El conocimiento ayuda a alejar los temores y los alumnos tienen la oportunidad de conocer a personas de otros credos. Por ejemplo, en el ámbito del liderazgo contemplativo es posible comprender cómo funciona este concepto en escuelas que tienen otras creencias. Es una buena manera de interactuar”.  

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio