PUCV confiere grado de Doctor Scientiae et Honoris Causa a destacado abogado Eduardo Vío Grossi

Realizó sus estudios de Derecho en la Católica de Valparaíso y posteriormente desarrolló una extensa carrera donde se ha desempeñado como profesor y jurista. Hoy es considerado un verdadero referente del Derecho Internacional y el respeto a la vida.

16.06.2017

Con la presencia de las más altas autoridades de la PUCV y miembros de todos los estamentos de la comunidad universitaria, se realizó en el Salón de Honor de la Casa Central la tradicional ceremonia de investidura que confirió el grado de Doctor Scientiae et Honoris Causa al destacado abogado y exalumno de nuestra Casa de Estudios, Eduardo Vío Grossi.

El jurista efectuó sus estudios de pregrado entre 1964 y 1969 en la Católica de Valparaíso, fue dirigente estudiantil en el periodo de la Reforma Universitaria y posteriormente desarrolló una extensa carrera, tanto en Chile como en el extranjero, donde se ha desempeñado como académico y jurista. Hoy es considerado un verdadero referente del Derecho Internacional y el respeto a la vida.

En la actualidad, el Dr. Vío se desempeña como uno de los siete jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), órgano judicial de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Costa Rica y es una institución autónoma, cuyo objetivo es la aplicación e interpretación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

La medalla que acredita su nombramiento como Doctor Scientiae et Honoris Causa de la PUCV fue otorgada por el Gran Canciller de la Universidad y Obispo de Valparaíso, Monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar y por el rector de nuestra Casa de Estudios, Claudio Elórtegui Raffo.

En la lectura del decreto, el Secretario General de la PUCV, Juan Carlos Gentina, destacó que nuestro exalumno recibió este grado por su destacada trayectoria diplomática, considerando que fue director de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, junto con integrar además el Grupo Nacional de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya y la Sociedad Chilena de Derecho Internacional.   

Además, se refirió a su compromiso con la defensa de la vida del que está por nacer, lo que le ha llevado a fundamentar su postura en los fallos que sobre esta materia ha dictado la CIDH y reconoció su sólido aporte como académico de nuestra Facultad de Derecho, como también en otras instituciones nacionales y extranjeras.

PRESIDENTE DE LA CIDH: “ES UN SERVIDOR PÚBLICO”

Por su parte, el presidente de la CIDH, Roberto Caldas, no pudo asistir a la ceremonia de investidura del Dr. Vío pero mandó una carta, la que fue leída en el Salón de Honor. “Por sus extraordinarios méritos como jurista y juez, por su dimensión pública e institucional y por su defensa de los principios y valores inherentes al Estado de Derecho, el juez Vío Grossi es, ante todo, un servidor público, chileno ilustre y persona con hondo espíritu humanista y democrático. Por eso, hoy es un día que debe llenar de orgullo a la comunidad universitaria de Valparaíso, como también a nuestra Corte”, precisó en el documento.

El discurso de Laudatio fue realizado por el director de la Escuela de Derecho de la PUCV, Manuel Núñez, quien hizo un recorrido por la fructífera vida académica del Dr. Vío, su aporte a la gobernabilidad democrática en la región y su constante dedicación al Derecho Internacional desde una perspectiva humanista y católica.

“La Pontificia Universidad Católica de Valparaíso ha creído ver en el juez Eduardo Vío Grossi, en su exalumno, en el hijo de su querido ex profesor (Francisco Vío Valdivieso), en el diplomático, en el profesor, las cualidades que honran de manera extraordinaria los dones que están en el centro de nuestra Universidad: la Fe y el Trabajo”, indicó.

Finalmente, el nuevo Doctor Scientiae et Honoris Causa de la PUCV recordó aspectos de su paso por la Universidad, la calidad que recibió en su formación, las personas que lo marcaron, los roles que ocupó como dirigente estudiantil y también se refirió a los nuevos desafíos que enfrenta la CIDH.

“Este reconocimiento lo recibo con la profunda convicción de que no soy solo yo el investido en él, sino todos aquellos exalumnos que, cualquiera sea su posición política, económica o social, responden a los valores que la Universidad nos inculcó, los que como faro, iluminan nuestro navegar en el amplio océano de la vida”, señaló.

Al término de su discurso, el Dr. Eduardo Vío recordó las palabras del Papa Francisco, quien planteó que “la universidad está para vivir la verdad, para vivir la belleza y para vivir la bondad. Y eso se hace juntos, es un camino universitario que no termina nunca”, concluyó.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio     

Fotos: Ángela Tobón Coral