Orquesta de Cámara PUCV inaugura XXXVIII Temporada Anual de Conciertos en el Club de Viña del Mar

El conjunto dirigido por el profesor Pablo Alvarado interpretó una selección de obras de autores como Unico Wilhelm Van Wassanaer, Witold Lutoslawski, Camila Leal, Anton Arensky, Samuel Barber y Peter Warlock, las que fueron seguidas atentamente por los asistentes.

15.05.2018

Un público muy ecléctico llegó hasta el Club de Viña del Mar para disfrutar de un excelente concierto que ofreció la Orquesta de Cámara de la PUCV. Estudiantes universitarios, secundarios, profesores, padres con hijos, abuelos y nietos, todos reunidos en el bello salón donde se escucharon las creaciones de compositores de Holanda, Polonia, Rusia, Estados Unidos, Inglaterra y Chile.  

El conjunto dirigido por el académico del Instituto de Música de nuestra Casa de Estudios, Pablo Alvarado, inauguró la XXXVIII Temporada Anual de Conciertos de la PUCV, organizada por la Unidad de Extensión Cultural de la Dirección General de Vinculación con el Medio.

Al respecto, la jefa de Proyectos Culturales, Kareen Stock, dio la bienvenida a los asistentes y agradeció la fidelidad del público que siempre completa la capacidad de los recintos donde se presenta nuestra agrupación.  

“La Orquesta de Cámara de la PUCV se encuentra este 2018 cumpliendo 20 años de trayectoria donde siempre ha cumplido con lo que la Universidad le solicita: fomentar la presencia de nuestra Casa de Estudios en la región, precisamente en los establecimientos educacionales y las salas de concierto, mostrando su calidad. Todos son músicos profesionales que han cumplido una larga carrera y cuentan con una tremenda vocación en el estudio de las artes musicales”, indicó.  

El programa ofrecido por la Orquesta comenzó con el Concerto Armónico N°1 en Sol Mayor para Cuerdas del compositor holandés Unico Wilhelm van Wassenaer. Esta obra con marcada influencia del barroco es una de las más conocidas. El autor era miembro de la nobleza, por lo tanto muchas de sus obras no fueron publicadas bajo su nombre. En un comienzo, se pensaba que los conciertos armónicos –escribió seis- habían sido escritos por el italiano Giovanni Battista Pergolesi.

Sin embargo, no fue hasta 1979 que en los archivos del castillo de Twickel -donde Van Wassenaer nació- fueron descubiertos los manuscritos de los conciertos armónicos, reconociéndose su autoría mucho tiempo después.

MÚSICA DEL SIGLO XX Y XXI

La presentación continuó con música de los siglos XX y XXI, en el afán de que el público disfrutara del talento de creadores más contemporáneos y fue el turno de las Cinco Melodías Folclóricas para Cuerdas del polaco Witold Lutoslawski.

En esta parte del concierto, se apreció la clara influencia de la música folclórica de Polonia y la Orquesta de Cámara supo interpretar con diversas técnicas como el pizzicato la enorme diversidad de estilos presentes en la música polaca. Lutoslawski es capaz de adecuar antiguas melodías y ofrecer un concepto estético más cercano al actual.

Uno de los momentos más interesantes de la tarde fue cuando el conjunto tocó “Equipaje” para violonchelo y cuerdas de la compositora chilena Camila Leal, quien además es una destacada solista de este instrumento en la Orquesta de Cámara de la PUCV.

La obra de cuatro movimientos (Pensativo-Agitato-Animoso e Nervioso) tiene claras reminiscencias a la música de películas y aborda la temática de la nostalgia y la reflexión, donde el futuro es visto como incierto, sin embargo, todos contamos con un equipaje que incluye lo básico para enfrentar el viaje de la vida.

Luego, fue el turno del ruso Anton Arensky con “Variaciones sobre un tema de Tchaikovsky”, la que fue escrita en 1894, un año después de la muerte del compositor del Lago de los Cisnes, a modo de homenaje.

El concierto finalizó con las obras “Adagio para Cuerdas” del norteamericano Samuel Barber y “Capriol Suite” del inglés Peter Warlock. Esta última pieza recopila una serie de danzas tradicionales inglesas que fueron publicadas muchos años atrás, precisamente en 1588 por el historiador Thoinot Arbeau. Warlock la adaptó y agregó una serie de contracantos, codas y una armonía más moderna.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio

Fotos: Ángela Tobón Coral