Orquesta de Cámara PUCV: 20 años contribuyendo al desarrollo de la cultura musical de la Región de Valparaíso

Refundada en 1998 la agrupación dirigida por el académico del Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Pablo Alvarado Gutiérrez, cuenta con un repertorio que abarca desde el período barroco hasta la música actual, diversidad de géneros que le ha permitido realizar importantes conciertos nacionales e internacionales, destacadas colaboraciones y la obtención de renombrados premios. A Continuación un recuento de los hitos que han marcado estas dos décadas de trayectoria y fomento a la música y la cultura regional.

Al culminar el 2018, con un público emocionado que llenó el Club de Viña del Mar, se realizó el concierto de gala con el que la Orquesta de Cámara de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso celebró 20 años de trayectoria. Durante la actividad un grupo de alumnos del Liceo Bicentenario de la Ciudad Jardín le entregó flores a cada uno de los integrantes, momento simbólico que destaca la importancia que esta agrupación ha tenido en el desarrollo cultural en la zona.

En esta oportunidad se presentó un variado repertorio que incluyó obras de Guido López Gavilán, Antonio Vivaldi, George Philipp Telemann, Johann Sebastian Bach, Max Bruch, Edino Krieger, Giacomo Puccini, George Gershwin y Aldemaro Romero. Por otro lado, un importante y emotivo momento de la gala se vivió con la participación de los violinistas de nacionalidad suiza y de origen ucraniano y polaco, respectivamente, Anna Savytska y Jakub Dzialak, invitados internacionales que dieron una muestra de su selecto nivel y calidad de técnica instrumental, al interpretar obras de Bach y Vivaldi para dos violines junto a la Orquesta PUCV.

Tanto la diversidad de géneros como la calidad musical e interpretativa de sus integrantes, quienes han estado desde sus inicios bajo la dirección del también académico del Instituto de Música PUCV, Pablo Alvarado, son algunas de las características que han marcado una forma rigurosa de trabajo y que ha llevado a la Orquesta de Cámara a acompañarse de invitados nacionales e internacionales, a presentarse en grandes escenarios en Chile y el extranjero, e, incluso, a recibir premios que avalan su calidad.

Entre las distinciones otorgadas a la agrupación se encuentra el Premio del Círculo de Críticos de Arte de Santiago (2007), como director de la ópera de Mozart, “Las Bodas de Fígaro”, producida por la Pontificia Universidad Católica de Chile. En 2006 recibieron el  Premio de la Crítica, entregado por el Círculo de Críticos de Arte de Valparaíso, por la dirección musical de la opereta “Die Fledermaus”, de Johann Strauss, mismo galardón que habían recibido en 2002 por temporadas de conciertos realizadas Valparaíso y Viña del Mar, especialmente en el ámbito educacional.

LOS INICIOS Y LA EXPERIENCIA DE SUS INTEGRANTES

La Orquesta de Cámara PUCV fue refundada en 1998 por Pablo Alvarado, iniciando su trayectoria cuando existían muy pocos instrumentistas en la zona, por lo que no se pudieron llenar las vacantes con solo intérpretes de la región, por lo que tuvieron que invitar a músicos de Santiago para tener una formación completa. Hoy, después de dos décadas, la realidad es muy distinta, pues han encontrado en la zona a los intérpretes que necesitan.

 Hoy el conjunto está conformado por 17 instrumentistas de cuerda vinculados al quehacer de la PUCV como estudiantes, egresados y/o titulados, y busca reunir la expresión histórica universitaria, en relación con la formación, dedicación y calidad interpretativa de sus integrantes.

 

En este sentido, la experiencia de sus músicos viene acompañada de la mano con la trayectoria e historia de la Orquesta, como es el caso del músico Vicente Toskana Lassendorf, ex alumno del Instituto de Música. Comenzó sus pasos en la agrupación a fines de 2004, cuando cursaba cuarto medio y audicionó para ingresar al grupo de violas, entrando a ella en 2005, mientras hacía sus últimos años en el Conservatorio de la misma Casa de Estudios y compatibilizaba los tiempos con su participación en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Santiago. Actualmente es jefe de la fila de violas y director asistente.

“Puedo decir que mi experiencia ha ido de menos a más, porque cuando comencé en la Orquesta era músico tutti, no sabía mucho de qué se trataba el trabajo profesional en este rubro, por lo que agradezco a Pablo Alvarado y a los colegas que han sido parte de ello. Gracias a ello, ahora puedo tocar de solista y, a veces, dirigir y colaborar con la gestión cultural, lo que a significado un descubrimiento profesional en muchos ámbitos”, destaca el músico.

Sobre el trabajo, Pablo Alvarado comenta que con el estudio de obras de compositores actuales y del pasado, se ha apostado por poner énfasis en el aporte a la literatura musical chilena y latinoamericana a través del estreno de obras especialmente escritas para la agrupación.

Esto refuerza la motivación que ha tenido la agrupación desde sus inicios, respecto a la mística y el deseo de interpretar lo mejor posible obras de compositores nacionales y extranjeros. “Nuestro sello e impulso estuvo marcado por la relación que establecimos con la música latinoamericana, entregándole un espacio renovador desde el punto de vista de la interpretación”,explica el director.

Asimismo, la particular visión de la intimidad del proceso de ensayo, preparación de obras y su difusión posterior, ha permitido un cuidadoso trato de las composiciones, tal como exige la música de profesionales, respondiendo no sólo a la necesaria sonoridad, sino que también dando valor a la puesta en escena final, de manera de hacer un espectáculo de completa calidad.

Para lograr estos objetivos de diversidad en estilos y autores ha sido muy importante el trabajo riguroso y dedicado de cada integrante, pues al tratarse de un grupo menor de músicos cada uno debe estar muy preparado. “Ésta es una orquesta pequeña, por lo que todos sus componentes tienen que estar en óptimas condiciones para desarrollar el trabajo musical. Entonces, temas como la afinación y el fiato se toman de forma muy delicada, ya que hay mucha más presencia de cada uno”, comenta Vicente Toskana Lassendorf.

El repertorio con que trabajan abarca desde el período barroco hasta la música actual, incluyendo la participación de diversos solistas nacionales y extranjeros, tales como Ney Rosauro (Brasil), Víctor Torres, Analia Marigliano y José Luis Di Marco (Argentina), James Rapport (EE.UU), Carolina García-Valentin, Álvaro Parra, Rodrigo Herrera, Alejandro Lavanderos, Edgar Fischer, Sergio Candia y Nelson Vinot (Chile).

PRINCIPALES PRESENTACIONES

“Desde hace cuatro años somos invitados permanentes al Festival Internacional de Música de Cámara de Mendoza, en Argentina, e inauguraremos el  Décimo Festival de Música Chiloé 2018, que es uno de los eventos que ha ido cobrando gran relevancia en el contexto nacional e internacional”, destaca Pablo Alvarado, director de la Orquesta.

Además, comenta que son parte del programa de Las Semanas Musicales de Frutillar, del Teatro Municipal de Santiago, del Festival “Rosita Renard” de Pirque, de la Temporada de Cámara del Centro Cultural Montecarmelo, de la Temporada Oficial de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso en el Teatro Municipal de Viña del Mar y han participado en diferentes festivales de música contemporánea, como el de la PUC, Música Ahora de la Universidad de La Serena y el Darwin Vargas de la PUCV.

Destaca también la participación en los ciclos de conciertos Temporada de Otoño, organizados por la Secretaría General de la Presidencia y la Fundación Beethoven en el Palacio de La Moneda, y la realización de giras por Buenos Aires y Mendoza, en Argentina, y en los Colegios Alemanes del Sur de Chile. “Estos son algunos de los hitos que rodean estos 20 años de carrera musical y creo que podemos estar muy orgullosos de sentir que aquello que parecía un sueño, hoy se ha transformado en una realidad viva y de alto nivel interpretativo”, finaliza Alvarado.

Por su parte, Vicente comenta que es muy valorable que la Universidad tenga este espacio para la Orquesta. “Uno siempre va aspirar a crecer y hay que destacar que la PUCV, a través de su área de Extensión Cultural, tiene este espacio para la música y lo  ha sostenido por dos décadas. Esto también le da también la posibilidad tanto a profesores como a estudiantes y ex alumnos del Conservatorio de tener un lugar donde desembocar y poder realizar una práctica profesional seria”, concluye.

Por Genny Viedma

Dirección General de Vinculación con el Medio