Comisión Institucional sobre Acoso, Hostigamiento, Violencia y Discriminación Arbitraria entrega propuesta a rector PUCV

La instancia se caracterizó por su transversalidad y amplitud, pues fue integrada por académicos, representantes estudiantiles y de ambos sindicatos.

12.12.2017

Tras ser convocada por el rector Claudio Elórtegui y constituirse en mayo de este año, la Comisión Institucional sobre Acoso, Hostigamiento, Violencia y Discriminación Arbitraria de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso hizo entrega de la iniciativa que elaboraron conjuntamente representantes de los trabajadores, estudiantes y académicos. El texto contiene una política institucional, un protocolo de actuación frente a denuncias, y una propuesta de sensibilización y prevención en esta temática.

De esta manera, la PUCV se convierte en la primera universidad de la Región de Valparaíso en contar con un documento elaborado con la colaboración de los distintos estamentos. El texto aborda y considera “eventuales conflictos que puedan surgir en materia de acoso (sexual, discriminatorio o psicológico), hostigamiento, violencia (de género o discriminatoria) y discriminación arbitraria, en los casos en los cuales se vulneren los valores y principios que orienten nuestra convivencia”.

Según consta en la formulación que la Comisión entregó al rector Elórtegui, “las obligaciones de carácter ético que esta Universidad asume, como Institución Católica de rango Pontificio, son las que se establecen a partir del marco que brinda el Magisterio de la Doctrina Social de la Iglesia, instancia que hace suya la propuesta valórica de respeto por las personas, en tanto que se reconoce su condición de dignidad intrínseca”.

Así, para la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, “la asimilación de valores que se vinculan con la interrelación personal es un requisito muy relevante que ha de reconocerse en los distintos ámbitos en los que se desenvuelven los integrantes de la comunidad universitaria”.

El mismo texto señala que toda persona tiene derecho de realizar sus actividades libre de estas conductas, y la Universidad debe contribuir a prevenir la aparición de éstas y salvaguardar los derechos de las y los afectados. Asimismo, quien se considere objeto de estas conductas, “tiene derecho a plantear una reclamación o denuncia que sea dilucidada mediante un proceso o procedimiento justo definido en el protocolo aprobado por la Universidad para estos efectos, sin perjuicio de las demás acciones administrativas y judiciales que les correspondan”.

En la oportunidad, el rector Claudio Elórtegui destacó la disposición y el tiempo destinado por los integrantes de la Comisión: “agradezco el servicio que han brindado a la Universidad. El resultado de este trabajo se generó en un tiempo breve para la complejidad y magnitud del tema, que responde a la urgencia por disponer de una política institucional y de instrumentos que permitan abordar sistemáticamente este tipo de situaciones”.

MIEMBROS DE LA COMISIÓN OPINAN

La Comisión fue integrada por tres académicos nombrados por el rector, representantes de ambos sindicatos de trabajadores y de los estudiantes, la que fue presidida por el prosecretario general de la PUCV, Fernando Castillo, en tanto que el director de Asuntos Estudiantiles, David Letelier, ofició como secretario ejecutivo.

“Considero que es un avance histórico el hecho de haber construido en comunidad una política, un protocolo y medidas de prevención. Agradezco a todos los integrantes de la Comisión por hacer de éste un espacio de construcción y de real participación, donde primó el bien común de nuestra comunidad universitaria. Para mí es un orgullo y estoy muy satisfecha con el trabajo logrado”, indicó María Cecilia Herrera, delegada del Sindicato N° 1 de Trabajadores.

“El trabajo de la Comisión fue bastante grato y colaborativo entre todos los que la integramos, cada uno desde su disciplina y conocimiento que tenía del área”, calificó la estudiante Cristina Luna la labor desarrollada por esta instancia. “Creo que logramos llevar a cabo un buen documento, y en ese sentido las relaciones fueron de mucho respeto. Se entendió profundamente la importancia que tiene la violencia de género a nivel institucional y que era necesario contar con un protocolo pronto”, complementó.

La estudiante Catalina Castillo indicó que si bien en un principio pensó que en esta instancia se encontraría con opiniones más divergentes, “nos dimos cuenta que habían muchos puntos de encuentro, sobre todo en el deseo compartido de erradicar signos de violencia y las situaciones de acoso y hostigamiento, sin importar cómo se generan y su origen”.

“Se trabajó de manera alineada, en equipo, en donde todos pudieron participar. Aunque tiene un contenido bastante jurídico, también trata de recoger todos los intereses y aportes de los miembros de la comisión”, manifestó Adolfo Silva, académico de la Escuela de Derecho de la PUCV.

Frente a la ocurrencia de denuncias, se plantea la conformación de una comisión integrada por personas de distintos ámbitos y estamentos de la vida universitaria, y se establecen los modos administrativos para el desarrollo de los procesos investigativos e instancias de acompañamiento y apoyo para quienes efectúan las denuncias, entre otras medidas.

EDUCACIÓN Y PREVENCIÓN

Complementariamente, junto con sancionar todas las conductas que se apartan de la línea valórica de la PUCV, la Universidad declara que su foco está puesto también en educar y prevenir, “con el objeto de construir una comunidad en la que estas prácticas no sean toleradas, pues atentan contra los valores de nuestra institución”.

Para ello, se contempla un plan comunicacional e instancias de formación y sensibilización, como la realización de actividades de inducción, cursos, seminarios y jornadas específicas sobre medidas de prevención y actuación ante el acoso, hostigamiento, violencia y discriminación arbitraria, entre otros.

Fernando Castillo, presidente de la Comisión, indicó que “si bien esta dimensión no estaba en el encargo inicial que realizó el rector, fue elaborada a partir del discernimiento de los mismos integrantes en relación a que la prevención, la sensibilización y la formación en esta temática son angulares en una institución formativa como es la PUCV”.

El documento será entregado por el rector Claudio Elórtegui al Consejo Superior, instancia que revisará la propuesta a través de su comisión normativa.

Por Juan Pablo Guerra

Dirección General de Vinculación con el Medio