Alumnos de la PUCV desarrollan talleres en Ludoteca de la Fundación Minga Valpo

Estudiantes de las carreras de Psicología, Trabajo Social e Ingeniería Comercial han continuado realizando una serie de actividades de contención para los niños y familias que se atienden diariamente en el Cerro Merced.

26.11.2019

En estos difíciles días que vive el país, la contención que requieren las familias es esencial considerando que el entorno que rodea a los niños es esencial para su desarrollo y por tanto es necesario que se sientan seguros en sus barrios. En ese sentido, la Ludoteca de la Fundación Minga Valpo en el Cerro Merced de la ciudad puerto ha intensificado durante las últimas semanas los talleres que realizan para alrededor de 70 niños de entre cuatro y 18 años que diariamente llegan a este espacio.

Al respecto, la directora de la Fundación Minga, Carolina Moraes, explica que el cerro Merced está en un sector que fue afectado fuertemente por el incendio de 2014, y sobre todo los niños aún mantienen muchos traumas con el fuego, las sirenas y los ruidos fuertes. Recientemente, por la cercanía al Congreso Nacional ellos han vivido episodios de mucha tensión y las profesoras de la Ludoteca han realizado un tremendo esfuerzo por continuar abriendo el lugar para contener y entregar apoyo directo a la comunidad.

En este ámbito, los alumnos practicantes de las carreras de Psicología, Trabajo Social e Ingeniería Comercial de la PUCV han desarrollado una labor muy importante, pues a pesar de la contingencia y los problemas de locomoción, han continuado llegando a la Ludoteca para trabajar directamente con los niños.

“Los practicantes de la Universidad han seguido llegando, lo que demuestra su compromiso con la Fundación Minga Valpo. Algunos se han demorado más de tres horas en llegar desde sus hogares, considerando que al cerro se sube por la plaza O´Higgins. Los estudiantes de psicología, por ejemplo, han efectuado actividades de contención con los niños que han venido casi todos los días. Ampliamos el horario de atención y les entregamos colaciones al llegar e irse, pues son niños en situación vulnerable que no se están alimentando en las escuelas”, advierte.

Desde que comenzó la crisis a mediados de octubre e incluso antes, Carolina Moraes asegura que tienen claridad con el diagnóstico. “Llevamos cinco años trabajando en el lugar y encontramos que hay una sensibilidad especial entre los niños frente a las sirenas de los bomberos. Son niños que vivieron el incendio de 2014, se les quemaron sus casas y fueron separados del lugar donde vivían. Son menores que le tienen miedo a los bomberos y a los policías”, agrega.

Para sacar adelante el proyecto, la arquitecta Carolina Moraes destaca el apoyo directo recibido desde la PUCV, considerando que la Universidad cubre alrededor del 60% de los gastos fijos mensuales.

Recientemente, también se ha recibido a los padres de los niños, que están empezando a acercarse más al lugar. “Están asustados por lo que está pasando. En general, los niños que recibimos en la Ludoteca no tienen mucho contacto con los apoderados. Hemos realizado conversatorios para escuchar la opinión de los niños, que han visto imágenes de la televisión y han sentido la violencia”, reflexiona  

El 90% de los niños que se atienden en la Ludoteca son del cerro Merced y algunos también asisten de Placilla. “Este año gracias a las prácticas permanentes de los alumnos de la PUCV se ha podido fortalecer el vínculo con la comunidad, lo que es muy importante. Anteriormente, estuvimos trabajando solo con los niños, pero desde marzo de 2019, hemos podido fortalecer el vínculo con el barrio y sus familias”, precisa.

GANADORES DE PROYECTO FOSIS

En septiembre de este año, la Fundación Minga Valpo, además obtuvo el fondo Innova Fosis con el proyecto “Soy Constructor Sustentable”, donde se propone capacitar a 40 personas en la construcción de una vivienda de madera con técnicas de edificación sustentable por un periodo de 15 días y apoyar además la inserción laboral.  

“Nos ganamos el Fondo Innova FOSIS que promueve innovaciones sociales para salir de la pobreza: mujeres como víctimas de la violencia intrafamiliar, personas con escolaridad incompleta y apoyo a personas desempleadas. Nosotros postulamos a este último y realizamos capacitaciones para insertarlos al mundo laboral, donde nuestra principal innovación es ofrecer un curso de construcción de manera sustentable y trabajar las habilidades blandas de las personas para promover su inserción al mundo laboral”, complementa la directora.

El problema de la cesantía de acuerdo a Carolina Moraes entre los jóvenes cesantes se vincula con la desmotivación laboral. “Hemos realizado varias capacitaciones desde Minga Valpo y los jóvenes quedan muy motivados para construir una casa en 15 días y participan del proceso completo. Potenciamos las habilidades blandas como responsabilidad, motivación, honestidad, rigurosidad, ganas de aprender y promover el trabajo en equipo”, concluye.

Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio